Agencia Inmobiliaria Salobreña

HISTORIA

 

Salobreña se asienta sobre una peña enclavada al borde del mar, sus casas forman una colina blanca de cal, en cuya cima se alza una vieja fortaleza árabe desde la que se contempla su fértil vega de frutos tropicales, regada por el río Guadalfeo (cuyo nombre procede del árabe Wadi-I-Fa que significa río del puerto) y su mar mediterráneo azul transparente. Su municipio cuenta además con los núcleos urbanos de Lobres, La Caleta y La Guardia.

 

Existe presencia humana documentada en el Término Municipal de Salobreña desde el V milenio antes de Cristo. Los primeros pobladores eran grupos neolíticos que pertenecían a la denominada "Cultura de las Cuevas con cerámica decorada", con una economía sustentada en la producción de alimentos, y domesticación de algunas especies animales y uso de plantas. También la pesca fue una actividad importante en su sustento alimentario. Conocían el modelado y cocción de la arcilla para fabricar recipientes cerámicos destinados a cocinar y almacenar alimentos y fabricaban utensilios y objetos de adorno.

 

Colonización Fenicia: Los fenicios eran un pueblo procedente de las costas del Líbano que se dedicaban preferentemente al comercio, siendo el mar su principal vía comercial. Ocuparon penínsulas e islas próximas a un cauce fluvial que les permitiese un fácil acceso hacia el interior. A comienzos del primer milenio a.C. se constatan sus primeras influencias en la Costa Andaluza, siendo en siglo VIII a.C. cuando establecen una colonia en Salobreña, a la que llamaron Selambina.

 

Salobreña Romana: Con la segunda guerra púnica Selambina entró a formar parte del Imperio Romano. Fue obligada a pagar tributos de suelo e impuestos a Roma por el derecho de conquista. Se convirtió en centro organizador del territorio circundante. Las producciones agrícolas, pesqueras y alfareras que se dieron en el entorno requería la existencia de un buen lugar de embarque para su comercialización a otras áreas del Mediterráneo.

 

Del Imperio Romano a la Invasión Musulmana: Tras la decadencia del Imperio Romano, ( Siglo V d.C. ) se produjo una reducción de influencia del mundo urbano. La mayoría de los asentamientos romanos son abandonados. La cristianización llega pronto a Salobreña. Las actas del Concilio de Ilíberis ( Siglo IV d.C.) constatan la asistencia del presbítero Silvanus, representando a la comunidad cristiana de Segalvina, identificada con Salobreña.

 

Salobreña Musulmana: En el siglo X, el caudillo rebelde Umar ben Hafsun utilizó Salobreña en sus luchas contra el estado cordobés en el año 907-918, cuando Abd Al-Rahman III ocupó Salobreña y dejó en ella un destacamento militar. Durante la ocupación Islámica, la vida urbana se recuperó y el mundo rural se reorganizó, de forma que la producción agraria estuvo diversificada, con amplias redes de irrigación y la introducción de plantas como la caña de azúcar. En la etapa nazarí, Salobreña aparece como una medina. Se hallaba protegida por un recinto fortificado y disponía de una alcazaba urbana que fue palacio de los reyes nazaríes.

 

Salobreña Cristiana: Entró a formar parte de los territorios de la corona de Castilla en la navidad de 1.489. Así se irá transformando paulatinamente en una villa cristiana. Los historiadores del siglo XVII resaltaran las buenas defensas con las que contaba la villa. Éstas se harán innecesarias con el paso de los años pero hasta el siglo XVIII aún jugaron un papel importante, por ello la preocupación de mantenerlas en un buen estado se manifestará con frecuencia.

 

Salobreña, siglos XIX y XX: La nueva industria azucarera instalada en 1860 supuso el desbordamiento urbano fuera del recinto amurallado. Las murallas fueron sucumbiendo ante las nuevas construcciones. Se construyeron la fábrica azucarera de Nuestra Señora del Rosario ( año 1.860 ) en La Caleta, la fábrica de Nuestra Señora del Pilar ( año 1.874 ) y la azucarera de San Francisco ( año 1.905 ). Alrededor de las fábricas se fueron fundando barrios que aún perviven en nuestros días. A partir de 1970 el crecimiento urbanístico se producirá ya sobre los espacios de la Vega y se inicia la expansión urbana en las playas de Salobreña.